Contacto

Conocé, una por una, las colectividades de la ciudad.

Colectividad Colectividad japonesa Colectividad Colectividad japonesa
Colectividad Colectividad japonesa

Colectividad japonesa

Historia de la colectividad

El Jardín Japonés, uno de los espacios verdes más emblemáticos de la Ciudad, fue regalado por esta colectividad para conmemorar la llegada del primer inmigrante nipón a Buenos Aires. Su cultura, que incluye el karate, el yudo, el animé y el sushi, fue extendiéndose de a poco hasta hacerse conocida por los vecinos de la Ciudad.
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail

El primer inmigrante japonés es casi una leyenda. Muchos no creían que pudiera ser verdad hasta que los registros demostraron lo contrario: Kinzo Makino llegó a Buenos Aires en el año 1886. Cuando desembarcó en Buenos Aires, empezó a trabajar como maquinista de locomotora y en los registros ferroviarios aparece con el nombre de Miguel King. Su llegada fue tan prematura que recién más de 10 años después, en 1898, se iniciaron las relaciones diplomáticas oficiales entre Argentina y Japón.



De acuerdo con datos de 2011, la colectividad nikkei de la Argentina se compone de más de 11 mil integrantes que conservan la nacionalidad, y de aproximadamente 23 mil descendientes nacidos en el país. La gran mayoría se estableció en la ciudad de Buenos Aires.



Aproximadamente, el 70% de los japoneses que llegaron a la Argentina vinieron de Okinawa, la isla situada entre Japón y Taiwán que fue incorporada al país en el siglo XIX. Sus motivaciones fueron económicas: finalizada la Segunda Guerra Mundial Okinawa fue ocupada por el ejército estadounidense hasta el año 1972 y la posguerra sumió a la isla en una situación crítica. Un grupo minoritario llegó desde Kagoshima, en el suroeste japonés.Y otro grupo vino de mucho más cerca: la comunidad nikkei se nutrió de un importante número de inmigrantes indirectos, es decir, personas procedentes de otros países latinoamericanos, en especial de Perú y Brasil, los dos países con las comunidades japonesas más numerosas.



Hasta principios del siglo XX, el número de japoneses fue sumamente reducido. En 1908 llegaron cincuenta inmigrantes a bordo del KasatoMarú, un barco que venía de Brasil. Ese año se registró también la llegada de los primeros okinawenses.



Los barrios elegidos por los primeros inmigrantes que se instalaron en la ciudad de Buenos Aires fueron La Boca y Barracas. Allí vivían en conventillos próximos al Riachuelo y a las fábricas donde se empleaban. Algunos lugares recordados por la colectividad por la cantidad de empleados japoneses son el Taller Metalúrgico de Vasena e Hijos (de la calle Cochabamba 3001), la Herrería Rocha (en Rocha 1269) también llamada “Herrería Sugihara”, la Fábrica Alpargatas (en Av. Patricios al 700), y los frigoríficos La Blanca (sobre la Av. Carlos Pellegrini) y La Negra (sobre la ribera del Riachuelo, donde comienza la Av. Pavón).

Imágenes de la galería