Contacto

Conocé, una por una, las colectividades de la ciudad.

Colectividad Colectividad polaca Colectividad Colectividad polaca
Colectividad Colectividad polaca

Colectividad polaca

Historia de la colectividad

Arribados a nuestro país casi por azar, esta colectividad estuvo integrada, entre otros, por personajes ligados a la realeza y a la nobleza europea. También, personalidades como el Ministro de Economía de la tercera presidencia de Perón, José Ber Gelbard, pertenecieron a esta comunidad.
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Mail

El azar tuvo mucho que ver con la inmigración polaca en Argentina. El barco en el que viajaba el primer grupo en instalarse formalmente en el país, en realidad tenía como destino los Estados Unidos. Pero cuando el barco llegó a destino, muchos de los pasajeros polacos no cumplían los requisitos para entrar en ese país. Tenían dos opciones: volverse o tomar otro rumbo. Algunos cuentan que fue el cónsul argentino en Trieste, otros dicen que fue la empresa marítima, lo cierto es que a ese grupo de polacos alguien le habló de Argentina, un lugar dónde, según les prometían, había más oportunidades y mucha tierra para trabajar.



Así llegó en 1897 el primer grupo polaco del que se tiene registro. Venían de Galitzia Oriental, territorio del imperio Austro-húngaro dividido hoy entre Polonia y Ucrania. Muchos de ellos se instalaron en Misiones, y otros tantos se quedaron en La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires.



Antes de este grupo habían llegado otros miembros de la comunidad polaca al país, pero de manera más desorganizada aún. Algunos provenían de las filas militares: eran soldados de Napoleón que lucharían luego por la independencia del país. Durante el siglo XIX también fueron contratados polacos por el gobierno argentino para realizar tareas de cartografía o para que se dedicaran a la enseñanza, la medicina, etnografía y geología.



Hasta 1919 los inmigrantes polacos eran registrados como rusos, alemanes o austríacos. Pero a partir de ese año y hasta 1945, los polacos ocuparon el cuarto lugar entre las colectividades de inmigrantes después de Italia, España y Alemania. Aunque es difícil determinar el número exacto de inmigrantes polacos en Argentina, se estima que entre 1921 y 1976, 169.335 polacos se instalaron permanentemente en el país. Hoy en día son alrededor de 500.000 los argentinos descendientes de polacos.



El último gran grupo que llegó a la Argentina lo hizo entre 1946 y 1950. Eran refugiados de guerra, en su mayoría ex soldados. Este grupo organizado que llegó al país estuvo compuesto por hombres y mujeres que luego de luchar por su Patria en la Segunda Guerra Mundial no tuvieron lugar en la Polonia comunista: los “dipis”. Este último grupo de inmigrantes estuvo compuesto mayormente por intelectuales que rechazaban los cambios que se llevaron a cabo en Polonia y fue diferente a todas las anteriores: eligieron la vida de la ciudad, diferenciándose de grupos anteriores que se asentaron en áreas rurales del interior del país. Se establecieron sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires donde se incorporaron activamente en la labor organizativa y cultural de la colectividad.



Otra característica de la inmigración polaca después de la Segunda Guerra Mundial es que está conformada por nobles que perdieron todo a manos de los nazis y los soviéticos. Se trató de familias terratenientes de antiguos vínculos con la realeza europea que pasaron de tener todo a empezar con nada en Argentina. Entre ellos se cuentan los príncipes Carlos y León Radziwill, Andrés Grabia Jabrzykowski, el conde Henryk Sobañski y también los condes Zoltowski. Muchos de ellos eran intelectuales e influyeron enormemente para mantener y difundir la tradición polaca en la Argentina.

Imágenes de la galería